El perfil del enoturista

El perfil del enoturista

Gracias al último informe sobre la Demanda del Turismo del Vino de la Asociación Española de Ciudades del Vino, realizado a través del Observatoría Turístico de las Rutas del Vino de España, podemos definir más y mejor el perfil del enoturista.

Hoy en día el enoturismo se comporta como una modalidad turística de escapada, un producto asociado a fines de semana o puentes donde el gasto medio total asciende a 397,83€ por persona, cifra que está por encima del gasto diario del turista general extranjero (129€/día, según última publicación del INE-EGATUR 2016) y del gasto diario del turista general español en sus viajes por nuestro país (53€/día, según datos FAMILITUR 2016).

Los principales factores de atracción de las Rutas del Vino de España son sus vinos, sus bodegas, el prestigio de la zona vinícola y su gastronomía. Además, el factor de la localización juega un papel relevante, pues el 36,7% de los enceustados valoran la proximidad de una ruta a su lugar de residencia o su segunda residencia.

La motiviación principal que empuja a visitar una Ruta del Vino es el enoturismo en sí mismo (28,3%), auqnue también están muy cerca de este porcentaje motivos de ocio y vacacionales, lo que pone de manifiesto, de nuevo, la importancia del turismo del vino como elemento de disfrute.

En cuanto a la manera en que hacemos enoturismo, las conclusiones del último informe indican que preferimos viajar en pareja y con amigos, donde la mayoría (48,6%) reserva algunos servicios sueltos (visitas a bodega, alojamiento, restaurante, etc.), el 33,6% llega al destino sin reserva y un 15,3% reserva un paquete turístico.

Tanto mujeres como hombres por igual, con una edad entre los 46 y los 65 años son los más predominantes. Todos ellos no se consideran grandes entendidos en vino: un 47,2% se considera aficionado, un 22,9% principiante y solamente un 18,2% apasionado o entusiasta.

 

Enoturistas satisfechos

Los resultados del último informe marcan un índice de satisfacción de 8,39 puntos sobre 10. Las visitas a bodegas, la hospitalidad y la atención al cliente, la oferta gastronómica, la estancia en los alojamientos y la calidad del enotrno y el paisaje, son, por este orden, los aspectos más valorados del enoturismo. El alto nivel de satisfacción implica que el enoturista se sigue mostrando proclive a recomendar las Rutas del Vino de España (el 99,5% declara que lo haría) y a visitar nuevos destinos enoturísticos del Club de Producto.

El informe completo se puede consultar en este enlace.