La Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) presenta un nuevo informe sobre la demanda del turismo del vino

La Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) presenta un nuevo informe sobre la demanda del turismo del vino

El estudio, basado en 708 encuestas realizadas en siete territorios vitivinícolas, arroja un perfil del enoturista que lo identifica como de procedencia nacional, de amplio espectro generacional, sin distinción de sexo, que viaja acompañado o en grupo, se interesa sobre todo por las bodegas y la gastronomía de la zona y manifiesta un alto grado de satisfacción sobre su experiencia turística en las Rutas del Vino

04 febrero 2014

La Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) ha hecho público un nuevo informe sobre la demanda del turismo del vino, realizado a través del Observatorio Turístico de las Rutas del Vino de España, la herramienta de análisis de más utilidad en la actualidad para conocer la evolución del enoturismo español.

Este quinto informe sobre la demanda se ha realizado durante los meses de octubre y noviembre de 2013, en siete territorios enoturísticos repartidos por toda la geografía del país y pertenecientes al Club de Producto Rutas del Vino de España (Rutas del Vino y del Brandy del Marco de Jerez, Enoturisme Penedés, Ruta do Viño Rías Baixas, Ruta del Vino Ribera del Duero, Ruta del Vino Rioja Alavesa, Ruta del Vino Somontano y Ruta del Vino Utiel-Requena). Las encuestas a la demanda se realizaron preferentemente en bodegas con una marcada orientación turística, así como en museos del vino, buscando por esta vía visitantes con un interés evidente por el turismo del vino.

Como en ocasiones anteriores, el estudio recoge conclusiones referidas a las motivaciones del viaje, los destinos elegidos, la organización del viaje, el origen, edad y perfil profesional del visitante o el gasto medio entre otros indicadores. Los resultados obtenidos son similares con respecto a los informes anteriores, aunque también se observan algunas novedosas diferencias.

Una de las más destacadas es la que se refiere al modo de organización del viaje, donde hay un aumento de las reservas realizadas a través de Internet.  El 25,4% de las reservas se hacen por este medio, un porcentaje similar al de las personas que se presentan en la Ruta sin haber reservado previamente (25,3%). Con respecto al anterior estudio (año 2010) este porcentaje ha aumentado en 5 puntos, mientras que el relacionado con las reservas telefónicas (si bien sigue siendo notable) ha bajado. Las recomendaciones de familiares o amigos en la elección del destino continúan teniendo un gran peso, con un porcentaje del 51 %.

La demanda enoturística en España sigue siendo mayoritariamente nacional, si bien se observa que, muy poco a poco, la internacional va creciendo, con los mercados alemán y británico como principales emisores. Los resultados de las encuestas también concluyen la prevalencia de los grupos de amigos sobre los familiares en cuanto a la forma de organización del viaje, y destacan la regularidad de grupos organizados (siempre entre 23 -25%).

En cuanto al perfil profesional del enoturista,  al igual que en los anteriores informes y pese a encontrar una amplia variedad de perfiles, prevalece el de “Empleado” con un 21,6%. En segundo lugar, con un 15,7% de los encuestados, se mantiene el grupo de “Jubilado”. Precisamente en la edad se observa una variación con respecto a anteriores estudios: en 2013 hay un mayor porcentaje de visitantes entre 40 y 60 años, aunque otros rangos de edad contemplados (26 a 35 años y 36 a 45 años) están muy a la par, con porcentajes del 25%. Igualmente, los mayores de 60 años, con un 21,5%, se sitúan como unos de los visitantes que más consumen enoturismo a través de las Rutas del Vino de España.

En el reparto por sexos hay un gran equilibrio, mayor incluso que en oleadas de encuestación anteriores en las que el porcentaje de varones era superior. En 2013 tan sólo un hay una diferencia de 2,2 puntos entre hombres y mujeres.

En relación a la procedencia de los visitantes nacionales, aumenta nuevamente el mercado catalán, llegando al 24,55% del total. En segunda posición estaría la Comunidad Valenciana, con un 15,88%. Otros mercados de interés durante el estudio realizado en este 2013 son Andalucía y Castilla y León pero, en general, hay un movimiento de visitantes de un amplio número de Comunidades Autónomas, de donde se deduce un interés particular por parte de gran cantidad de españoles y de todos los territorios del país.  

 

El vino y la gastronomía, principales atractivos

En cuanto a las motivaciones que impulsan a los visitantes a acercarse a los territorios enoturísticos nacionales, en periodos anteriores, la calidad de los vinos, visitas a las bodegas y la gastronomía fueron factores relevantes. Los resultados generales de 2013 apuntan a las visitas a bodegas (48%) y la gastronomía (44,9%) como factores motivadores inicialmente en el momento de elegir destino, seguidos más de lejos por el conocimiento de la cultura y patrimonio vitivinícola de la zona (31,8%). También se observa un significativo aumento de actividades de tipo cultural como complemento a las actividades principales en la visita a una Ruta del Vino.

¿Cuál es el comportamiento del enoturista en el destino? El informe del Observatorio Turístico de las Rutas del Vino de España revela datos como el referido al medio de desplazamiento predominante, el vehículo privado, o el periodo de estancia en destino, que ha descendido a un promedio de 2,1 días frente a los 2,4 de la encuesta de otoño de 2010. Es una cifra que se sitúa bastante por debajo de las estancias medias tanto de extranjeros (8,9 días) como de españoles en general (4,4 días), lo que parece sugerir que el turismo del vino esté vinculado a viajes de puente o de fin de semana.

El tipo de alojamiento predominante sigue siendo el hotel de cuatro estrellas, seguido muy de cerca por el hotel de 3 estrellas. Es un dato que se repite en todos los estudios realizados desde 2008. La novedad en el de 2013 tiene que ver con los alojamientos de tipo rural que, si en el año 2010 contaba con un porcentaje del 14,1%, en  2013 pasa a tener 8,47%.

En cuanto al nivel de gasto de las personas encuestadas, las principales partidas se continúan destinando al alojamiento y a la restauración/hostelería/compra de vino. El gasto medio diario de los visitantes a las regiones enoturísticas ha sido de 85,4 €, lo que representa un descenso de 21 € con respecto a los datos registrados en 2010 (107 €). Además hay una notable diferencia entre el gasto medio diario de los españoles (77,8€) y de los extranjeros (104,5€). Aun así, el enoturismo sigue siendo una fuente importante de ingresos, pues el gasto de los enoturistas españoles es superior al gasto medio diario de los turistas españoles (77,8 € frente a 31,9 €, según datos de FAMILITUR y EGATUR).

De las cifras anteriores podemos deducir el gasto medio total del enoturista en España - (multiplicando el gasto medio diario (85,4€) por la estancia media (2,1 días)- que sería de 179,3 €.

Por último es interesante señalar que prevalecen aquellos visitantes que se identifican como “Turistas Convencionales” (43% de la muestra), seguidos muy de cerca por los que se califican como “Aficionados al Vino” (42%). Si a estos últimos, sumamos el resto, agrupados en las categorías de “Entusiastas” y “Profesionales”, podríamos decir que un 57% de las personas que se acercan a territorios enoturísticos tienen un interés genuino en el mundo del vino, y hacen de su afición por él la mejor excusa para realizar un viaje de corta duración.

 

Líneas para el futuro del enoturismo

El estudio llevado a cabo por ACEVIN resalta como dato positivo la consideración del enoturismo como una actividad transgeneracional, al ser un producto consumido por todas las franjas de edad (a excepción de las más jóvenes). Esto supone también la necesidad de un ejercicio de segmentación de la demanda.

Disponer de una oferta complementaria gastronómica variada y de calidad en la zona será un elemento determinante durante los próximos años, así como reforzar los recursos patrimoniales y culturales.

De manera general, el estudio destaca la importancia por una mayor apuesta por los mercados internacionales. Así, uno de los grandes retos para el enoturismo en España para los próximos años será lograr posicionarse realmente como un destino enoturístico reconocido, que pueda competir con Francia, Italia o Estados Unidos.

 

Puede descargar el informe completo aquí

Otras noticias Ver todas las noticias

La Ciudad Europea del Vino 2020 será española

La Red Europea de Ciudades del Vino (RECEVIN), a través de la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN), ha lanzado la convocatoria del concurso en el que se elegirá la localidad representante de la cultura vitivinícola.

21 mayo 2019

La cuenta atrás para la elección de la próxima Ciudad Europea del Vino está en marcha. La Asociación Española de Ciudades del Vino ( ACEVIN ), como representante en nuestro país de la Red Europea de Ciudades del Vino (RECEVIN), ha hecho públicas las bases por las que se r...

El impacto económico del enoturismo en las Rutas del Vino de España aumenta en un 20,5% y supera los 80 millones de euros sólo en visitas a bodegas y museos, según el nuevo informe de ACEVIN

El año 2018 fue un año positivo para el turismo del vino en nuestro país, a pesar del descenso en el número de visitantes, motivado por la baja de dos Rutas dentro del club de producto

06 mayo 2019

La Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) acaba de publicar el undécimo Informe Anual sobre las Visitas a Bodegas y Museos del Vino asociados a Rutas del Vino de España en el que se recogen los datos sobre las visitas e impacto económico del turismo enológico en ...