Ruta del Vino Montilla-Moriles

Ruta del Vino Montilla-Moriles

Historia y Cultura

Adentrarse en la Ruta del Vino Montilla Moriles supone caminar por una tierra que conserva un importante legado cultural, histórico, arquitectónico, artístico y etnográfico. Supone también acercarse a la región donde nacen los vinos generosos de la D.O.P. Montilla-Moriles. Unos vinos que constituyen un mundo aparte dentro del universo de la enología y que se han convertido en patrimonio exclusivo de un marco que no puede trasladarse a ningún otro rincón de España.

El paisaje y la vida de esta región ha estado determinado en gran parte por esta planta y por la producción de unos vinos que la han hecho famosa dentro y fuera de nuestras fronteras. Viñedos, lagares y bodegas son los lugares donde habita el vino. Lugares donde merece la pena detenerse y que han servido como punto de partida para la creación de una Ruta que, como reza su lema, es mucho más que vino.

 

ven a visitarnos
Galería fotográfica Vídeos
Atrás Adelante

Vino y Tradición

conoce nuestra ruta

El Vino

Joven, Fino, Amontillado, Oloroso y Pedro Ximénez.

Son las cinco clases principales de vinos de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, en las que llama la atención el espectacular abanico de colores y tonalidades que despliegan.

Después, sus aromas inconfundibles, que van desde el frescor de la fruta hasta la madera más noble, dejando en el paladar un recuerdo imborrable.

Las bodegas de la Ruta del Vino Montilla-Moriles ofrecen la posibilidad de disfrutar de una cata a medida, tanto para conocedores como para neófitos, para amantes o simplemente curiosos, al tiempo que muestran las peculiaridades de la elaboración de estos vinos donde la estrella indiscutible es la uva Pedro Ximénez y en la que interviene la crianza biológica (para el Fino) y la crianza oxidativa (para los Amontillados, Olorosos y Pedro Ximénez) siguiendo el sistema de criaderas y soleras.