Ruta del vino de Marco de Jerez

Ruta del vino de Marco de Jerez

Historia y Cultura

Las Rutas del Vino y Brandy del Marco de Jerez están formadas por los ocho municipios que forman el Marco de Jerez: Chiclana, Chipiona, El Puerto de Santa María, Jerez, Puerto Real, Rota, Sanlúcar de Barrameda y Trebujena, ofreciendo una maravillosa variedad de paisajes y recursos enoturísticos que hacen posible nuevas e inolvidables experiencias.

La región de producción de los vinos amparados por las Denominaciones de Origen Jerez - Xérès- Sherry, "Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda" y Vinagre de Jerez y Denominación Específica Brandy de Jerez, denominada "Marco del Jerez", se encuentra situada en el extremo sudoeste de Andalucía - provincia de Cádiz, delimitado por la desembocadura del Guadalquivir, el Parque Nacional de Doñana, el océano Atlántico y la campiña de Jerez regada por el río Guadalete.

 

ven a visitarnos
Galería fotográfica Vídeos
Atrás Adelante

Actividades y Patrimonio

conoce nuestra ruta

El Vino

Una amplio abanico de colores, aromas, sensaciones y posibilidades en la Ruta del vino de Marco de Jerez

Los vinos de Jerez y la Manzanilla se encuentran entre las grandes joyas de la enología universal. Tienen su origen en el Marco de Jerez, una comarca de la baja Andalucía de más de 7.000 hectáreas de viñedo que atesora casi 3.000 años de tradición enológica, a lo largo de los cuales ha desarrollado métodos de elaboración propios y singulares.

Las privilegiadas condiciones climatológicas de la región propician el cultivo de tres variedades de uva: Palomino de la que se obtienen los vinos secos, la Pedro Ximénez y la Moscatel de las que se obtienen loso vinos dulces.

A partir de estas uvas blancas se obtiene un sorprendente abanico de tipologías que conforman su característica paleta de color. Tal diversidad es el resultado del tipo de crianza aplicada al vino: crianza biológica bajo velo de flor o crianza oxidativa. Adicionalmente, los vinos de Jerez se envejecen a partir de un método único: el sistema de criaderas y soleras. Esta crianza dinámica permite un envejecimiento excepcionalmente prolongado, lo que les otorgará plenitud de matices.

Una de las grandezas de los vinos del Marco de Jerez es su potente versatilidad, desde los más pálidos hasta los más oscuros, desde los más secos hasta los más dulces, que permiten que haya un Jerez diferente para cada momento de consumo, para cada comida y para cada preferencia. Secos y pálidos, como el Fino y la Manzanilla, hasta los más dulces y oscuros, como el Pedro Ximénez y el Moscatel, pasando por toda una gama de colores, aromas y sabores: Amontillado, Oloroso, Medium, Pale Cream y Cream, que completan un abanico que hace del Jerez un vino perfecto para los más diversos gustos y momentos de consumo.